Techo verde

Techo con vegetación

La jardinería puede desarrollarse de formas muy curiosas y novedosas. Una de las maneras más sorprendentes de acercarse a la naturaleza es a través de un techo verde, una tendencia muy antigua que está cobrando un nuevo impulso.

Un techo verde no es otra que cosa que un techo cubierto parcial o totalmente de vegetación. Esto permite que la construcción mejore el hábitat de la zona y pueda ahorrar energía.

Las ventajas de los techos verdes son numerosas. En invierno, por ejemplo, ayudan a reducir la pérdida de calor. En verano, en cambio, contribuyen a bajar las temperaturas en las zonas urbanas gracias a la evaporación.

Un techo verde, por lo tanto, mejora la climatización del edificio, limpia el aire (ya que absorbe CO2 y libera oxígeno), bloquea los ruidos, reduce la posibilidad de inundación y protege la biodiversidad.

Azotea con plantas

Lo mejor es que los techos verdes también pueden utilizarse para cultivar vegetales o frutas, lo que hace que los habitantes puedan plantar sus propios alimentos. Es posible distinguir entre techos verdes intensivos, semi-intensivos o extensivos, de acuerdo a la profundidad de los cultivos y al mantenimiento que necesiten.

Crear un techo verde, por supuesto, no es tan fácil como tomar una escalera y arrojar semillas en la cubierta. Estos techos requieren de ciertas características estructurales específicas y cuidados que le permitan soportar el peso de la tierra y de la vegetación. Su impermeabilización, por otra parte, tiene que estar muy bien hecha para evitar las filtraciones y la humedad en el interior del hogar.

En Jardineria.net: Jardines verticales

Imagen 1 Flickr CC andrewzahn
Imagen 2 Flickr CC pnwra