Principales cuidados de plantas con hojas amarillentas

planta amarilla

Si sus plantas presentan hojas amarillentas o decoloraciones importantes, con estos síntomas evidentes estarán manifestando que tienen un exceso de humedad o están encharcadas en agua y precisarán una menor exposición a los rayos del sol. En los casos de que tengan las puntas o bordes amarillos, puede ser por escaso riego. Lo más recomendable en estas ocasiones es retirar las flores y hojas marchitas o amarillentas para evitar que la planta malgaste los nutrientes que adquiera en revivir estas partes en lugar de crecer y florecer.

De esta forma el ejemplar podrá encontrarse en mejores condiciones para hacer frente a las plagas, que deberán ser detenidas al menor síntoma, tratando de emplear insecticidas sistémicos que ataquen a la plaga y no al ecosistema biológico circundante. También se encontrará más protegido frente a condiciones climatológicas adversas. Por ello hay que tener en cuenta los principales cuidados de las plantas con hojas amarillentas.

La decoloración también puede aparecer si la planta no es capaz de adquirir alguno de los microelementos necesarios para realizar el proceso de fotosíntesis, generalmente porque el sustrato sobre el que se asienta carece de él o se ha agotado. Si quiere corregir estos problemas deberá abonar sus especies y utilizar productos para reverdecer sus hojas.

No obstante tenga en cuenta que el abono no es un producto fitosanitario, sino de un complemento nutricional para el sustrato sobre el que se asienta su ejemplar, por lo que es necesario primero acabar con la presencia de plagas y luego proceder a abonar.

Flickr CC: Akinne