Plantas trepadoras

Plantas enredaderas

Las plantas trepadoras o enredaderas son aquellas que no se mantienen erguidas por sí mismas, sino que requieren de un soporte. Este tipo de plantas, por lo tanto, trepa por las paredes, los árboles u otras estructuras, ya sean naturales o artificiales. Algunas, incluso, avanzan por el suelo.

Es importante tener en cuenta que las plantas trepadoras pueden perjudicar a las otras plantas o árboles que cubren con su crecimiento, ya que les impiden acceder a luz solar que resulta vital para cualquier especie vegetal.

Aunque cada planta trepadora tiene sus propias características, existen algunas recomendaciones generales que deberían respetar todos aquellos que desean cultivar estas plantas en su jardín.

Por lo dicho líneas arriba, hay que tener cuidado con el espacio que les destina a las plantas trepadoras dentro del jardín, ya que pueden dañar a arbustos o árboles. Resulta preferible dejar que la trepadora avance por un muro o algún elemento (como un farol), lo cual resulta muy decorativo.

Planta de la hiedra

La mayoría de las plantas trepadoras requieren de mucha luz y agua. El riego regular, por lo tanto, es otro cuidado importante. En cuanto a la iluminación, no hay que olvidar que la trepadora crece en búsqueda de la luz.

Una de las plantas trepadoras más populares es la hiedra. De color verde intenso, presenta hojas persistentes y flores que forman una panícula. La hiedra puede incluso cultivarse en macetas como planta de interior.

La glicina, la madreselva y las campanillas son otros tipos de plantas trepadoras que pueden embellecer nuestro jardín.

En Jardineria.net: La hiedra como planta decorativa

Imagen 1 Flickr CC mariajose_
Imagen 2 Flickr CC sauceb