Plantación de rosales a raíz desnuda

Plantar rosales a raíz desnuda es un método que consiste en manejar determinadas plantas en su período de letargo con las raíces sin tierra. Esta es una tarea para nada sencilla ya que se debe conocer acerca del tema para que este tipo de plantación no falle y muera la planta.

A continuación proporcionaremos algunos consejos importantes que serán de gran ayuda a la hora de realizar esta actividad.

  • Es importante remojar las yemas, las raíces húmedas garantizan el éxito de la plantación.  Para ello las yemas radiculares deben permanecer en remojo durante algunas horas. También puede hacerse un preparado a base de agua, tierra arcillosa y hormonas para enraizar. Luego de este proceso se deberán retirar las raíces secas o dañadas y dejar las buenas.
  • El hoyo donde serán plantadas estas especies debe tener por lo menos 45 cm de lado y una profundidad de entre 30 y 50 cm. El suelo debe ser ahuecado y en el fondo debemos colocar materia orgánica bien descompuesta. Se recomienda no utilizar abono ya que pueden quemarse las raíces.

  • El riego debe ser abundante, no hay de dejarse llevar por el aspecto de la planta. Con sólo 2 ó 3 tallos desnudos es rosal sigue conservándose pero con muy poca variación en el exterior. Es importante regar de manera abundante y no dejar que se seque el suelo.
  • Luego de la plantación es necesario realizar un despunte, para ello deberemos cortar con una tijera los tallos enfermos o muertos. Los tallos restantes deben ser podados hasta unos 15 ó 20 cm a una distancia de 6mm por encima de una yema.

De esta manera podremos llevar a cabo una exitosa plantación de rosales a raíces desnudas.