Piscina en el jardín

Jardín con piscina

Instalar una piscina en el jardín es el sueño de muchas personas. Alcanzar con contar con un poco de espacio para que disfrutar del verano en casa sea una realidad. En este artículo analizamos algunos detalles que deberías tener en cuenta.

El secreto a la hora de elegir una piscina es conocer su resistencia, en el sentido más amplio del término. No tardaremos en descubrir que hay piscinas de diversos materiales, algunas que parecen muy económicas y otras que nos asustan por su elevado precio. Sin embargo, tenemos que saber qué resistencia tiene la piscina a cuestiones como la presión del agua o los productos químicos para saber si la inversión está justificada.

En otras palabras: puedes comprar una piscina de lona por unos pocos euros, pero apenas resistirá unos pocos veranos. En cambio, si inviertes más e instalas una piscina a base de hormigón, te acompañará durante muchos años.

Si quieres situarte en un punto medio entre la lona y el hormigón, puedes optar por piscinas de poliéster o fibra de vidrio. Tienen una durabilidad aceptable y no cuestan tanto dinero.

Elegir una piscina

Al analizar cada una de las partes de la piscina, tenemos que pensar que el vaso (el lugar donde se acumula el agua) debe ser resistente a la presión y al contacto continuo, mientras que el borde (el perímetro) debe ser antideslizante. La playa (la parte que limita con el borde), en cambio, tiene mayor relevancia decorativa.

Otro aspecto que debes considerar sobre la piscina en el jardín es la iluminación. Un sistema de luces LED te permitirá usar y decorar la piscina por las noches, de manera segura y a bajo coste.

En Jardineria.net: Muros vegetales de Buresinnova

Imagen 1 Flickr CC roger4336
Imagen 2 Flickr CC Toprural