Menta en el jardín

Cultivar menta

Contar con menta en el jardín nos permite preparar diversos cócteles y recetas. Las hojas frescas de esta hierba aromática se utilizan, por ejemplo, en la elaboración del mojito, el cóctel cubano que fascinaba a Ernest Hemingway.

Es importante destacar que existe una amplia variedad de especies de menta. Todas comparten su particular aroma y la sensación de frescura que ofrecen al ingerirla, aunque la intensidad de dichas características varía según el tipo de menta.

Puede decirse que la menta es una planta herbácea perenne con hojas de forma oblonga a lanceolada, flores de cuatro lóbulos y fruto en cápsula. Lo habitual es que la menta no supere los 120 centímetros de altura.

Cultivar menta no tiene grandes complicaciones. Resiste climas de hasta -15ºC y puede crecer en la tierra o en maceta. Es conveniente apostar un suelo rico en materia orgánica y algo húmedo, con la planta en semisombra.

Planta de menta

Entre las diferentes especies de menta, puedes encontrar la menta piperita (de sabor fuerte y picante), la menta cítrica (con un leve sabor a limón), la menta verde crespa (muy suave) y el poleo europeo (fuerte).

Si ya cuentas con menta en el jardín, puedes sazonar cordero, patatas, mariscos y otras comidas, utilizar sus hojas como aderezo de ensaladas o preparar salsas. Para el famoso mojito, sólo debes machacar un poco las hojas de menta con azúcar, jugo de limón, ron blanco y soda. Ten en cuenta que, si no utilizas las hojas frescas, puedes secarlas y congelarlas sin problemas.

En Jardineria.net: Qué son las hierbas aromáticas

Imagen 1 Flickr CC Zach_Beauvais
Imagen 2 Flickr CC José Carlos Cortizo Pérez