Cultivo de romero

Romero en maceta

El cultivo de romero es una buena idea para cualquier amante de las hierbas aromáticas. Esta especie del género Rosmarinus, cuyo nombre científico es Rosmarinus officinalis, tiene múltiples usos en la gastronomía.

Casi todos los jardines son terrenos aptos para cultivar romero. Este arbusto de hojas perennes prefiere crecer en suelos secos, áridos y algo arenosos, aunque se adapta a suelos pobres.

Menta en el jardín

Cultivar menta

Contar con menta en el jardín nos permite preparar diversos cócteles y recetas. Las hojas frescas de esta hierba aromática se utilizan, por ejemplo, en la elaboración del mojito, el cóctel cubano que fascinaba a Ernest Hemingway.

Es importante destacar que existe una amplia variedad de especies de menta. Todas comparten su particular aroma y la sensación de frescura que ofrecen al ingerirla, aunque la intensidad de dichas características varía según el tipo de menta.

Cómo cultivar perejil

Cultivo del perejil

Mucha gente se acerca a la jardinería a partir de la cocina. Después de todo, ¿quién no disfruta de un plato bien condimentado, plagado de aromas y sabores deliciosos? Si quieres tener más herramientas para mejorar tus preparaciones culinarias, deberías saber cómo cultivar perejil, por ejemplo.

El perejil forma parte de las hierbas aromáticas, aquellas plantas que se destacan por la fragancia que desprenden y porque pueden utilizarse en la comida o en la medicina, según el caso. El romero, la albahaca, el tomillo, el estragón y la menta son otras especies populares dentro de este grupo.

Cultivo de crisantemos

Cultivar crisantemos

Chrysanthemum es un género compuesto por una treintena de especies pertenecientes a la familia de las compuestas. El cultivo de crisantemos es muy popular ya que estas plantas que pueden alcanzar hasta un metro y medio de altura se destacan por sus grandes y bellas flores de color blanco, amarillo o rosa.

Con ciertas tecnologías y su manipulación en invernaderos, el crisantemo puede florecer durante todo el año. En su estado natural, en cambio, la floración se produce en el otoño o comienzos de invierno.