Cultivar alcachofas

Alcachofas

La Cynara scolymus es una de las flores comestibles más populares. Tal vez su nombre científico te parezca extraño, pero seguro que alguna vez has disfrutado de unas sabrosas alcachofas (o alcauciles, según la región geográfica). Si te agrada el sabor de esta planta, cultivar alcachofas puede ser una buena opción.

La alcachofa es una planta perenne que puede medir hasta dos metros de altura. Sus hojas son segmentadas y de color verde claro, con fibras blanquecinas en el envés. Cuando se destina a la alimentación, lo que hacemos es comer pimpollos inmaduros de la alcachofa.

Es posible cultivar alcachofas en cualquier jardín de clima templado, donde no se registren heladas. Las plantas suelen reproducirse por semillas, aunque pueden tardar un par de años en producir. Las semillas deben sembrarse a fines del verano o a comienzos del otoño.

Debido a su sistema radicular, se requieren suelos profundos, fértiles, arenosos y bien drenados (aunque sin drenaje excesivo). Es importante mantener el suelo libre de hierbas y sin exceso de humedad.

Cultivo de alcachofas

El riego puede hacerse mediante aspersión, inundación o goteo. La planta puede pudrirse con el riego excesivo, por lo que es imprescindible no inundar nunca la parte de la raíz y del tallo.

Se pueden cultivar alcachofas con éxito sin necesidad de recurrir a grandes cantidades de fertilizantes. Nitrógeno, fósforo y potasio, en diversas proporciones, pueden ayudar a obtener un buen rendimiento. Usar herbicidas también es conveniente, sobre todo cuando las plantaciones son extensas, ya que las malas hierbas pueden atentar contra nuestras alcachofas.

En Jardineria.net: Espinaca en macetas

Imagen 1 Flickr CC Jordiet
Imagen 2 Flickr CC teclasorg