Cercados y cerramientos para el jardín

Cercado para el jardín

Los cercados y cerramientos para el jardín pueden cumplir con distintas funciones. En general la idea es que actúen como elementos estructurantes o divisores del espacio, aunque también cumplen con un rol estético.

Existe una amplia variedad de mallas y materiales para construir el cercado. Las cañas de fibras naturales como el bambú, el mimbre o el brezo están entre los más populares ya que no desentonan con el ambiente natural que se espera de un jardín.

Estas cañas pueden estar unidas, a su vez, con distintos materiales. El alambre galvanizado y el alambre plastificado suelen utilizarse para realizar las uniones. En algunos casos se combinan varios materiales para reforzar el cercado, como el caso del brezo reforzado con tutores de bambú.

Ciertas personas prefieren los cercados plásticos ya que, por lo general, resultan más resistentes y no requieren de ningún tipo de mantenimiento. Las tiras de PVC son frecuentes en este tipo de mallas.

Cerramientos de jardín

Para cerramientos, la madera con tratamiento para exteriores es una opción interesante por durabilidad y estética. Al igual que el bambú o el mimbre, hacen su aporte a la ambientación natural.

En el caso de los alambrados, pueden cubrirse con diversas plantas. Las enredaderas o plantas trepadoras, como la hiedra o la madreselva, constituyen una excelente cobertura. Hay que tener cuidado a la hora de la siembra para que, al crecer, las plantas logren cubrir el alambrado pero no ocupen otros espacios.

No olvides que, en cuanto a cercados y cerramientos para el jardín, tienes numerosas opciones a tu disposición.

En Jardineria.net: Consejos para diseñar tu propio jardín ecológico

Imagen 1 Flickr CC Michael Cornelius
Imagen 2 Flickr CC Rachel Coleman Finch