Allium sativum, características del Ajo

allium-sativum-ajos

Perteneciente a la familia de las Liliáceas, el Ajo posee diferentes variedades tales como el ajo blanco, rosa y morado. Por lo general, se lo utiliza en la elaboración de platos.

Proviene de Asia, donde rápidamente se expandió hacia Egipto, Roma, Grecia y al resto de Europa. En América llegó de la mano de los españoles.

El Ajo posee una raíz bulbosa conocida como cabeza, en la que se encuentran entre 10 a 12 dientes. Sus hojas son macizas, largas, alternas, comprimidas y sin nervios.

No suele florecer pero, en algunas ocasiones, cuando se forma la flor, se encuentran en ella bulbillos, que se reproducen como si fueran dientes. Cada flor posee 6 estambres, 6 pétalos blancos y un pistilo.

En relación a su cultivo en la huerta, el Ajo es una hortaliza fácil de cultivar y resistente. Prefiere suelos ligeros, bien removidos. Antes de su plantación, hay que arar la tierra y realizar 2 ó 3 rastreadas cruzadas. Con esta primera actividad se enterrarán los abonos orgánicos. Luego, se coloca la semilla con la punta hacia arriba y se debe cubrir la semilla con una capa de tierra y utilizar un tractor para formar el surco.

Si prefieres, en cambio, puedes plantar el Ajo en macetas, una por diente, y colocarlas en un cajón frío hasta que se trasplanten en primavera.

En Jardinería.net: Invernadero portátil

Imagen: fichas.infojardin.com