Ahorrar agua en el jardín

Cómo cuidar el agua en el riego

Mantener un jardín saludable requiere de ciertos esfuerzos y de una buena dosis de agua. Imposible tener un espacio verde atractivo sin el riego adecuado. De todas formas, podemos pensar diversas alternativas para ahorrar agua en el jardín.

Al cuidar el consumo del agua, estaremos beneficiando al medio ambiente y a nuestro bolsillo. Por eso es muy importante no regar más de lo aconsejable, ya que el derroche tiene múltiples consecuencias negativas.

Una primera medida para ahorrar agua es aprovechar las lluvias. Con un estanque o un dispositivo similar se puede reutilizar una gran cantidad de litros y conseguir un riego ecológico.

El diseño del jardín, por otra parte, debe realizarse a partir de la agrupación de las especies según su necesidad de agua. Esto permite regular el riego de acuerdo a la demanda de agua de cada zona.

Riego por aspersor

Dado que el viento reseca las plantas (y nos obliga a intensificar el riego), una buena idea es apelar a vallas cubiertas con trepadoras, láminas de mimbre o árboles que actúen como protectores de nuestro jardín.

Es importante tener en cuenta que el riego por aspersión genera más pérdidas de agua que el riego por goteo. Este segundo sistema, por lo tanto, es la mejor opción para no desperdiciar agua.

Otros aspectos a considerar para ahorrar agua en el jardín es la plantación de especies autóctonas, que pueden vivir con el agua de lluvia. También se puede optar por especies resistentes a la sequía (como el cactus o el aloe) y mejorar el suelo con enmiendas orgánicas antes de plantar, ya que esto ayudará a mejorar la capacidad de retención de agua.

Imagen 1 Flickr CC luislinero
Imagen 2 Flickr CC juantiagues